Cómo dejar de preocuparse por el dinero

preocuparse por el dinero

“La preocupación aparenta ser necesaria pero no sirve a ningún propósito útil.”
Eckhart Tolle

Preocuparse por el dinero está tan arraigado en nuestra cultura hoy en día que se ha convertido literalmente en una epidemia.

Yo odio como me siento interiormente cuando me preocupo por el dinero y sé que lo hago a menudo (aunque cada vez menos). También sé que es poco saludable y que puede convertirse fácilmente en un mal hábito. El estrés y la falta de sueño que puedes soportar por estar preocupado afectaran otras áreas de tu vida. Sin embargo, hay formas igual de eficaces que permitirán controlar tus finanzas sin la tensión emocional y física de tener que preocuparte.

Entonces, ¿Cuáles son estas formas? Antes de que exploremos eso, vamos a examinar con más lujo de detalle los efectos destructivos que la preocupación puede acarrearnos.

Efectos nocivos que crea la preocupación

La preocupación no sólo afecta tu calidad de vida, sino también la calidad de vida de los que te rodean. Aquí hay algunas cosas que el preocuparse causara específicamente en ti y tus seres queridos.

1. Pérdida de tiempo

Cuando gastas tu tiempo pensando en todos los posibles resultados negativos que puedes llegar a tener, tendrás menos tiempo para pensar y concentrarte en cosas más productivas. La preocupación no logra nada, no te permitirá disfrutar de otras actividades y por lo general creara más preocupación.

2. No disfrutas de la vida

Cuando estoy preocupado por algo tengo dificultades para vivir el momento presente y disfrutar de muchas de las cosas por las que estoy agradecido. Por ejemplo, es difícil para mí jugar realmente con mi hija si estoy estancado pensando sobre cómo mi presupuesto mensual no está funcionando este mes. La preocupación puede mejorar marginalmente mis finanzas pero a costa de otras cosas queridas para mí como mi hija y mi salud.

Conseguir que mi mente se libere completamente del dinero por un momento me ayuda a obtener una nueva perspectiva de cómo crear un mejor plan. Cuando el dinero no te permite disfrutar de tu vida es un signo seguro de que necesitas volver a evaluar tus prioridades personales.

3. Te mantiene despierto toda la noche

No hay nada peor que tener un día largo y agotador y luego no poder conciliar el sueño debido a que tu mente sigue tambaleándose por las cargas financieras que tienes. Esta es una señal de que estás tratando de ejercer demasiado control sobre el futuro o de que te sientes impotente. Incluso si estás frente a un desahucio o de ir a la quiebra, pensar en ello cuando deberías estar durmiendo no va a resolver nada y es probable que te sea más difícil para ti poder tratar con ello al día siguiente.

4. Te hace ser poco saludable

Dolores de cabeza, tensión muscular, úlceras, dolor de pecho y presión arterial alta pueden ser el resultado de estar estresado por el dinero. En última instancia, estos problemas de salud podrían terminar costándote más dinero y deteriorando aún más tu calidad de vida.

“No es el trabajo lo que mata a la gente, sino la preocupación.”
Henry Ward Beecher

5. Tus relaciones se resentirán

En pocas palabras, si tú estás constantemente preocupado por algo probablemente no seas una persona muy divertida con quien estar. La vida continúa; la gente sobrevive y resuelve sus problemas financieros. Asegúrate de que valoras tus relaciones tanto como el valor de tu cuenta bancara, independientemente de si la misma está vacía o llena.

También existe la posibilidad de que si estás tan consumido por el dinero, tu cónyuge puede sentir la necesidad de mentir sobre el mismo. Por otra parte, tener sesiones de orientación familiar para poder reparar relaciones dañadas va a costar dinero adicional y el divorcio o las batallas por custodia de los hijos, son a menudo económicamente por no mencionar emocionalmente devastadores.

6. Tendrás problemas de comportamiento

Las personas responden al estrés de muchas maneras. Algunos fuman o recurren al alcohol en un intento de calmar sus nervios; otros comen en exceso o dejan de comer. Otros se retiran de eventos sociales para que ellos puedan preocuparse más todavía acerca de su situación, sobre todo si piensan que nadie los entiende.

Si te estas aislando a ti mismo o estas tratando de “escapar” debido a los problemas de dinero, debes darte un respiro. Recuérdate a ti mismo que en realidad no es el fin del mundo, no importa lo que tú o cualquier otra persona puede pensar.

“La catástrofe que tanto te preocupa, a menudo resulta ser menos horrible en la realidad, de lo que fue en tu imaginación.”
Wayne W. Dyer

pareja preocupada

Cambiando tu forma de pensar o tu punto de vida

Hay dos formas principales para dejar de preocuparte por el dinero: Cambiando tu forma de pensar y Cambiando lo que estás haciendo. Si aplicas estos dos métodos en tu vida obtendrás un mayor impacto en tu calidad de vida, salud y en tus relaciones.

Primero vamos a echar un vistazo a la forma de cambiar tu punto de vista:

1. Consigue un Mantra

Mientras más te alimentes a ti mismo con energía positiva más confianza tendrás en ti. Una forma de hacer esto es conseguir un mantra para repetir todo el tiempo. Te los puedes decir a ti mismo cada vez que empieces a preocuparte o escribes notas con el mantra y colócalos en lugares que ves a menudo, como el espejo del baño o el monitor del ordenador.

Algunas ideas sencillas para los mantras podrían ser:

  • La preocupación no cambia nada.
  • Mi vida está llena de cosas por las que estar agradecido.
  • Soy bueno haciéndole frente a retos financieros.

2. Vuelve a tener fe

Si eres una persona religiosa o espiritual, ahora es el momento perfecto para obtener la paz y la comodidad por lo que tú crees. Muchas personas recurren a su fe en tiempos de necesidad y su fe les puede permitir dejar de lado el miedo al futuro. Sabe que van a ser atendidos. Trata de orar o meditar para despejar tu mente y encontrar la paz y la tranquilidad.

3. Cuenta todo aquello por lo que estar agradecido

Demasiado a menudo nos centramos en los aspectos negativos de la vida, lo cual es una de las razones por las que muchas personas se preocupan. Una buena práctica para combatir la preocupación es centrarse en los aspectos positivos. Una forma de hacer esto es anotar cinco cosas positivas que te sucedieron durante el día. Haz esto cada noche antes de acostarte durante al menos dos semanas. Si cultivas una conciencia del por qué estar agradecido, naturalmente vas a ser más positivo y podrás afrontar mejor los problemas, incluyendo el dinero.

4. Céntrate en la actualidad

Muchas de las preocupaciones que tenemos están muy lejos, como por ejemplo: “¿Qué pasaría cuando se me agoten los ahorros?” o “¿Qué pasaría si no tengo suficientes ahorros para la jubilación?” O “¿Qué pasaría si tengo que pagar muchos impuestos el próximo año?” Aunque necesitas tener un plan para hacerle frente a estas situaciones, tienes que centrarte en tu vida ahora y en lo que puede hacer con tus finanzas en este mismo momento.

Por ejemplo, piensa si necesitas salir y comer en ese nuevo restaurante o ahorrar el dinero. O considera pedir una cita con un asesor financiero para discutir tu plan de jubilación o con un contador para mirar tu declaración de impuestos.

5. Acepta lo que la vida te ofrezca

No se puede estar preparado para todo lo que la vida presenta. Por ejemplo, mañana tu casa podría ser destruida por un desastre natural como un incendio o una inundación. No hay manera de predecir o prevenir una tragedia, aunque si se puede planificar para ello. En este caso, asegúrate de que tu póliza de seguro de propietario de vivienda es sólida. Una vez que lo tengas todo planeado, deja que tu preocupación se marche. Te puede ocurrir una tragedia pero vas a estar bien y vas a seguir con tu vida.

6. Imagina el peor de los casos financieros

Esto no quiere decir que debas fijarte todo el tiempo en lo negativo pero a menudo el miedo a lo desconocido crea una preocupación indebida. Así que haz de lo “desconocido” algo conocido y luego avanza en tu vida.

Por ejemplo, el peor de los casos financiera para mi familia seria perder todo lo que poseemos y quedarnos sin vivienda. Esto es bastante malo pero la realidad es cualquiera de la familia nos acogería con ellos. Mi mujer y yo conseguiríamos nuevos trabajos, ahorraríamos algo de dinero y pronto volveríamos a tener una vivienda propia. Mientras tanto puede que no salgamos a divertirnos pero todavía nos tendríamos el uno al otro y a nuestra hija.

problemas financieros

Cambiando tu forma de actuar

La forma como actúas es una cosa con la cual tú tienes un absoluto control. Enfoca tus energías aquí y haz de esto un deber o al menos intenta lo siguiente. Deberías ver una marcada disminución en la cantidad de preocupación que tienes por el dinero y una gran mejora en tu calidad de vida.

1. Aparta algo de tiempo

Es cuestión de equilibrio. Por ejemplo, si estas comprobando tu cuenta bancaria todos los días, es probable que pienses demasiado en el dinero. En su lugar, dedica un tiempo específico cada semana para examinar y discutir tus finanzas. Tú no tienes por qué preocuparte el resto de la semana ya que sabes qué día específico vas a lidiar con ello.

Por ejemplo, planifica cada lunes por la noche para pasar una hora comprobando tu cuenta bancaria, las facturas a pagar, revisar tu presupuesto y hablar de dinero con tu cónyuge.

2. Crea un presupuesto

Si no tienes ya uno, haz un presupuesto ahora mismo. Un presupuesto puede servirte como una verdadera revelación sobre en qué estás gastando tu dinero y esto te hará tener un mayor control sobre tus hábitos de consumo. También eliminaras el factor “miedo a lo desconocido” dándote una firme comprensión de tu situación financiera en lugar de que tus finanzas sean simplemente un agujero negro.

3. Paga las deudas

Una vez que quedes libre de deudas, gran cantidad de preocupación que tenía por el dinero se redujo drásticamente. Me sentía con menos estrés y con un renovado sentido de la libertad. Esto puede ser especialmente cierto si tú debes dinero a un miembro de la familia o a un amigo. Utiliza el tiempo que has apartado para hacerle frente a los problemas de dinero construyendo un plan de erradicación para pagar las deudas.

4. Crea un fondo de emergencia

Otro forma de reducir el estrés es teniendo dinero ahorrado en un fondo de emergencia en caso de que algo inesperado ocurra, como tener que reemplazar tu nevera o perder tu fuente de ingreso actual. La mayoría de los expertos recomiendan tener ahorrados al menos 3 meses de sueldo o establece una meta de para poder conseguirlo.

5. Obtén múltiples fuentes de ingresos

Cuando quisimos ser padres, mi mujer decidió quedarse en casa un tiempo y nuestros ingresos quedaron reducidos a la mitad lo cual fue muy estresante. Pero para compensar por esto, empecé a trabajar en los blogs y hacer algunos trabajos adicionales. De esta manera, por lo menos teníamos múltiples fuentes de ingresos en caso de que uno de ellos fallara.

6. Simplifica tus finanzas

Cuando la vida se vuelve abrumadora, la simplificación es a menudo la solución. En el caso de tus finanzas puedes simplificarla mediante la combinación de varias cuentas. Trata de tener sola una cuenta de uso diario, una cuenta de ahorros y una tarjeta de crédito. Tener pocas cuentas va a calmar tus preocupaciones ya que tienes mucho menos que supervisar y controlar.

7. Paga las facturas de forma automática

Este es un dato importante si tú eres alguien que se olvida de pagar tus cuentas a tiempo o te estresas para que las facturas no se pasen de la fecha de vencimiento. Con los planes de pago automático, puedes domiciliar las facturas a tu cuenta bancaria o a tu tarjeta de crédito, donde se cargaran la cantidad a pagar cada mes.

8. Comprender el mercado

Tú no necesitas saber todo sobre el mercado pero un conocimiento básico puede calmar tus miedos. Históricamente los inversores se han visto recompensados por comprar acciones y mantenerse en el mercado incluso a través de períodos tumultuosos. Sólo asegúrate de que tu cartera está diversificada y estén bien asignados de acuerdo al tiempo que quieras retirarlo, las metas y la tolerancia al riesgo.

Programa reuniones semestrales con tu asesor financiero puede darte tranquilidad en este aspecto. Sin embargo, eso no debería ser un reemplazo para adquirir un conocimiento básico de cómo funciona el mercado e invertir en tu jubilación.

9. Recorta en Lujos

Si preocuparte por el dinero está afectando su vida, corta en las cosas que realmente no necesitas. Por ejemplo, ¿Tienes cable o satélite? Cancela el cable y deja de ver la televisión. ¿Comes todo el tiempo afuera en el almuerzo? Empaqueta una bolsa con un almuerzo saludable hecho en tu casa en su lugar. ¿Tienes un coche caro? Cambiarlo por algo más asequible. Revisa los números y ve cuánto puedes ahorrar. Si estas ahorrando dinero no tendrás porque preocuparte tanto por ello.

preocupación y dinero

Unas palabras finales

La preocupación es un mal hábito que puede ser difícil de romper. Es posible que hayamos aprendido a preocuparnos por el dinero por nuestros padres, utilizamos la preocupación para estar al tanto de nuestras finanzas, o simplemente nos preocupamos porque no sabemos a dónde va todo nuestro dinero. Es casi como si preocuparse sirviera como una manta de seguridad para adultos. Así que si eres una persona preocupada, ahora es el momento de renunciar a ello. Mira tu vida e imagina lo que sería sin la preocupación. Mantente motivado y usa los consejos anteriores para ver que puedes cambiar.

¿Qué otras estrategias utilizas para prevenir el preocuparte por el dinero?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *