7 pasos para mejorar tu capacidad de gestión financiera

gestión financiera

“Si el dinero no está primero en tu cabeza, no permanecerá en tus manos. Si no permanece en tus manos, entonces el dinero y la gente con dinero, se mantendrán alejados de ti.”
Robert Kiyosaki – Empresario y orador motivacional estadounidense

¿Te has preguntado por qué nuestro sistema educativo no enseña habilidades para la vida? Yo si me lo he preguntado. Cuando empiezas en un trabajo comienzas a conocer a muchos compañeros que van a estar codo a codo contigo, sus hábitos están ya formados y muchos de ellos son malos. Por ejemplo, tal vez ellos vieron a sus padres gritarse el uno al otro y actúan de igual forma. Estas no son buenas habilidades para adoptar. Es muy triste que no aprendieran mejores habilidades para la vida mientras estaban en la escuela.

Otra habilidad de la vida que no nos enseñaron en la escuela es cómo administrar el dinero. Una vez más, podemos aprender de cómo nuestros padres manejaron el dinero. ¿Fueron derrochadores? ¿Eran ahorradores? ¿Te enseñaron a cómo invertir? ¿Te instruyeron sobre el mercado de valores o cómo ahorrar para la jubilación? Yo apuesto sin miedo a perder que la respuesta es “no” para la mayoría de nosotros.

El hecho de que no hayas aprendido una buena cultura financiera en la escuela no significa que no puedas aprender ahora. Estos son algunos consejos que puedes seguir para mejorar tu manejo del dinero.

1. Realiza un presupuesto y adhiérete al mismo.

¿Sabes con exactitud a dónde va todo tu dinero? ¿Sabes la cantidad de dinero que gastas en cosas como en salir a comer, ver una película, comprar cerveza o en ropa? La mayoría de las personas no lo saben. ¿Eres una de esas personas que rezas todos los días para no sobregirar tu cuenta bancaria? Si es así, realiza un presupuesto. Vuelve a revisar tus estados de cuenta bancarios desde el año pasado y anota cuánto has gastado en cada categoría. Probablemente te sorprenderá la cantidad de dinero que se “desperdicia” en cosas que no eran conscientes.

2. Sé un consumidor consciente.

Cuando vas al supermercado, ¿Llevas una lista con lo que te falta exactamente? ¿Te fijas en los precios y lo comparas con otros productos? ¿Utilizas cupones de descuento? Hay muchos recursos en Internet y aplicaciones que pueden ayudarte a que estés más centrado en lo que estás gastando actualmente.

No “camines dormido” por la vida. ¡Debes estar al tanto de cada moneda que gasta! Cuando las personas no hacen eso, su dinero simplemente tiende a evaporarse. Se necesita un pequeño esfuerzo para buscar cupones de descuento, para hacer listas de lo que realmente necesitas, para comparar precios de los productos en los sitios donde compras pero esto vale la pena a largo plazo.

3. Anota todos los gastos.

Yo anoto todo lo que compro. De hecho, a veces mis amigos se burlan de mí porque siempre estoy sacando una pequeña libretas para anotar lo que gasto ya sea en la gasolinera, en el cine o en casi cualquier otra cosa.

En estos días, la mayoría de la gente sólo se conforma con mirar su saldo bancario por internet. Pero si sólo hace eso entonces no tendrás ningún tipo de control de lo que estas gastando en ese momento. Pero si te mantienes responsable y anotas todo, entonces no gastaras en exceso ni sobregiraras tu cuenta bancaria.

4. Ten un plan y una visión.

Con el fin de lograr cualquier cosa, tú tienes que tener un plan diseñado, ¿Correcto? Es decir, si quieres ir a una ciudad al otro lado del país pero que no tienes un mapa o un GPS para calcular tu ruta, ¡nunca llegaras hasta allí! En su lugar, probablemente acabaras conduciendo sin rumbo fijo a ninguna parte.

Esa metáfora se parece mucho a lo que te va pasar cuando no tienes un plan financiero. Muchas veces te preguntas “¿A dónde fue ese dinero?” Pero si tienes un plan y un presupuesto (ver punto 1), entonces sabrás exactamente dónde ha ido tu dinero.

5. Piensa como un inversor.

Como dije al principio, nuestro sistema educativo no nos enseña nada acerca de cómo manejar el dinero, especialmente cuando se trata de cómo hacer que crezca. Piensa en ello. ¿Las personas más ricas del mundo simplemente ahorran 400 dólares al mes y listo? ¡Por supuesto no! Ellos aprendieron a cómo convertir esos 400 dólares al mes en 1.000, luego en 10.000, después en 100.000. Creo que has comprendió de que estoy hablando.

No se puede esperar a tener un futuro financiero sólido si no estás pensando en cómo hacer crecer tu dinero. Así que si comienzas a pensar como un inversor, verás cómo tus ahorros comienzan a expandirse.

6. Trabaja junto a tu pareja/cónyuge en las mismas metas financieras.

Si estás casado o tienes una pareja con la que compartes el dinero, entonces necesitan trabajar en conjunto. Sé que uno de los mayores conflictos en las relaciones personales es el dinero. Muy frecuentemente una persona va a ser ahorradora y la otra derrochadora. ¡Esto así no va funcionar! Así que es importante que tanto tú como tu pareja estén en sincronía acerca de sus metas financieras.

Siéntanse juntos y realicen su presupuesto. Reúnanse con un asesor financiero para que puedan aprender cómo invertir su dinero sabiamente. Pero sobre cualquier otra cosa, es necesario asegurarse de que los dos tienen el mismo objetivo y la misma visión. ¡Y que en realidad se adhieren al mismo!

7. Comprométase a ahorrar dinero.

Hablando de adherirse a algo, el compromiso es todo. No se puedes dejar nada a medio camino. No se puede “a veces” hacer algo y “a veces no.” ¡Tú tienes que ser coherente! ¡Tú tienes que mantener el rumbo!

Para que me entiendas, un símil parecido es cuando se quiere perder peso. Si sólo de vez en cuando comes menos y haces algo de ejercicio, es posible que pierdas algo de peso. Pero lo más probable es que vuelvas de nuevo a tus viejos hábitos. Así que por eso tiene que comprometerte a ahorrar dinero y a construir tu futuro. De lo contrario ni siquiera te molestes en intentarlo.

Si en nuestras escuelas nos enseñaran estas habilidades financieras, seguramente lo que yo he hablado en este artículo sería algo natural para todos. Sin embargo para la mayoría de nosotros no lo es. Aunque ten en cuenta que esto es igual que cualquier otra cosa, si lo quieres lo suficiente entonces ¡lo va a hacer! Si deseas de verdad que tu situación financiera mejore ¡Tú podrás hacerlo! Sólo tienes que adoptar la decisión de hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *