4 motivos del por qué trabajar para otro no te hará rico

trabajar para otro

“Dame un empleado de almacén con una meta y te daré un hombre que hará historia. Dame un hombre sin una meta y te daré un empleado de almacén”
James Cash Penney (1875-1971) fundador de las tiendas JC Penney.

Una gran cantidad de personas tienen el gran sueño de dirigir su propio negocio y de ser su propio jefe, especialmente en esta economía donde las pequeñas empresas están floreciendo. ¿Tienes actualmente una idea para un negocio, tienda o servicio que te gustaría iniciar? Yo he tenido muchas ideas pero siempre había algo que me impedía actuar. Por lo general era obtener el capital inicial. Siempre me sentía como que tenía que esperar trabajando en mi trabajo actual para ahorrar tanto como pudiera y a continuación tratar de poner en marcha mi propio negocio una vez que tuviera ahorros acumulados.

Parece ser un enfoque práctico, ¿verdad? Así que ¿Por qué esto no funciono para mí? Porque no estaba tomando riesgos. Para hacernos ricos, tenemos que ser nuestro propio jefe. Y para ser nuestro propio jefe, tenemos que tomar ciertos riesgos, debemos ponernos donde están realmente las oportunidades y hacer que el dinero trabaje para nosotros.

Bill Gates (fundador de Microsoft) se retiró de Harvard para comenzar una compañía de software. Él estaba en la escuela, aprendiendo tecnología sin un plan de estudio o carrera definitiva hasta que su amigo quiso abrir un negocio con él. Así que Bill se convirtió en socio en una pequeña empresa de software; entonces… bueno ya sabes el resto, se convirtió en uno de las personas más ricas y exitosas en el mundo y todo porque él se arriesgó. Se fue una de las mejores universidades del mundo para iniciar un negocio y realmente le valió la pena. Bastante inspirador, ¿verdad? ¿Qué puedes hacer para que este tipo de éxito te suceda a ti?

Existen muchas ventajas que permitirían lograr tus metas, siempre y cuando tengas una mentalidad adecuada. Aquí tienes 4 razones por las que no te harás rico si sigues pensando como todo el mundo y sigues trabajando para otros:

1. Estas demasiado cómodo como para tomar riesgos.

El principal problema de tener un trabajo “normal” es que tienes una nómina y ten pagan todos los meses. Puedes pagar tus cuentas, darte algunos caprichos y te sobra algo de dinero cada mes como para ahorrar un poco. En este momento te sientes cómodo y nos necesitas cambiar nada. Esto significa que no tienes la necesidad de motivarte a ti mismo a salir de tu zona de confort y a hacer un cambio en tu estilo de vida.

Si en algún momento pierdes el trabajo ya no tendrás más opciones que buscar otro empleo para volver a tener ingresos. Comúnmente las personas que han trabajado para otros durante mucho tiempo se vuelven incapaces de ver opciones, de tomar riesgos y ser emprendedores.

Así que haz algo para sacudir tu vida y ver cómo puedes impulsarte para tomar riesgos y dar un giro de 180 grados a tu vida y conseguir todo aquello que has soñado.

2. Estas edificando los bienes de otras personas.

Cuando trabajas para otras personas en realidad los estas ayudando a conseguir sus sueños. Esto está bien si tú crees en su causa y te conformas con solo salir adelante en la vida, ya que no tienes garantía de que al ayudar a alguien más a generar sus bienes y hacer realidad sus metas, estos te ayuden a ti.

Si quieres hacerte rico y disfrutar de la vida, sólo te estas perjudicándote a ti mismo actuando de esa manera. Estás gastando al menos unas cuarenta horas a la semana centrándote en otra persona. ¿Qué hay de ti y lo que quieres hacer? Imagínate si tuvieras esas 40 horas libres para trabajar en algo para ti mismo. Eso es un montón de tiempo, ¿no? Una vez que salga de tu “rutinario y cómodo empleo”, tendrás esas cuarenta horas para dedicarlas a ti mismo y a generar tus propios activos. Todo lo que pongas en ti y en tu negocio te va a regresar de nuevo multiplicado.

el tiempo es valioso

3. El tiempo es más valioso que el dinero.

El dinero es algo que puedes ahorrar, algo de lo que puedes conseguir más (si sabes cómo). Pero el tiempo es fugaz. Tú nunca serás capaz de recuperar el tiempo que ya has gastado. Como acabo de mencionar, cuando pasas tiempo trabajando para otra persona no eras capaz de utilizarlo para ti mismo, en tus proyectos y en lo que más te gusta.

Claro, tú estás haciendo dinero mientras trabaja pero ¿Que pasas si terminas tus deberes antes del almuerzo? Tú estarás perdiendo otras horas del día sin hacer nada, sólo para conseguir ese pago al fin del mes. La empresa para la que trabajas está a cargo de tu tiempo. Dicta tu horario, te dice cuándo puedes salir temprano o si te tienes que quedar hasta tarde y te dicen si puedes o no tomarte vacaciones.

Cuando trabajas para ti mismo es posible que tenga que trabajar más duro pero estarás trabajando solo para ti, estarás a cargo de tu propio tiempo.

4. Te preocupas demasiado por lo que pueda pasar.

Ahorrar es de gente inteligente. Nos han enseñado eso y tiene sentido. Pero ahorrar dinero no te ayudara a hacer más dinero. Por otro lado si tienes un ingreso fijo y tienes algún imprevisto en el futuro, pierdes ese único ingreso que tienes y puedes perder lo ahorrado en muy poco tiempo.

Invierte tu dinero en un negocio, o en su lugar inviértelo por lo menos en el mercado de valores para ver crecer tu dinero.

Unas palabras finales

Sí, es difícil comenzar un proyecto o negocio pero ¡tienes que darte la oportunidad! Puede que no veas sus frutos de forma inmediata pero eso no significa que sea un fracaso. Sé paciente, deja que tu negocio encuentre su equilibrio y sigue haciendo cosas que te ayuden a crecer. No esperes que todo pase de la noche a la mañana y no te desanimes – ¡Tú puedes hacerlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *